LA VIDA TIENE SUS REGLAS

Se paró y me miró fijamente, sus ojos atravesaron mi alma, su niñez había terminado. Recuerdo cómo le era imposible comprenderlo. Nos quedamos en silencio mientras su mirada demandaba algún tipo de explicación. “¿Entonces qué sentido tiene todo?”, parecía decir, nunca fue conformista, se negaba a creerlo, no, no podía ser pues las estrellas siempre están allí. Sus ojos se cerraron, se abrieron y nunca más fueron los mismos. Ella vivía en un mundo paralelo, en un mundo donde las emociones se dicen a la cara, donde se lucha por lo que uno quiere, un mundo donde todo anhelo tarde o temprano es satisfecho. Supongo que por eso no lo entendía, era la primera y la última vez que alguien le iba a descubrir el gran secreto. ¿Pero qué podía hacer yo? La vida tiene sus reglas…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s